Mono churuco (Lagothrix lagotricha)

 

Desde 2006 se lleva intentando concienciar a toda la comunidad local, nacional e internacional de la importancia que tiene el mono Churuco (Lagotrix Lagotricha) en el Amazonas y la Fundación tiene como prioridad máxima rescatar e introducir a la mayor cantidad de Monos Churucos posibles para continuar manteniendo la preservación de esta especie. Así que recibimos Churucos tanto decomisados del tráfico ilegal por parte de las autoridades colombianas, como de cualquier otro donante que haya encontrado un Churuco que necesite ser rescatado y rehabilitado para su posterior reinserción en la selva.

No obstante, también recibimos monos de cualquier especie que las autoridades o donantes hayan decomisado. A los cuales rehabilitamos hasta que llegue el momento de su liberación.

 

 

 

Taxonomía.

El mono churuco (Lagothrix lagotricha), conocido también como mono choro o mono lanudo gris, es un primate del Nuevo Mundo que habita los bosques de la Amazonía. Este primate platirrino fue descrito por primera vez por Humboldt y pertenece a la familia Atelidae, junto con los monos araña y monos aulladores, entre otros

Notas Descriptivas

Los integrantes de esta familia se caracterizan por tener una cola prensil, es decir, pueden agarrar y manipular objetos con ella. Los monos del género Lagothrix se dividen en cuatro especies, todas arbóreas y diurnas, que presentan un gran tamaño (hasta 11 kg los machos) y un pelaje muy denso. Estos primates pueden formar grupos de entre 10 y 70 individuos que se desplazan por el dosel arbóreo en bosques altos y maduros no perturbados.

Función ecológica

El churuco tiene un papel muy importante en la regeneración de bosques y diversidad de plantas. Esto se debe a que se alimenta principalmente de frutos, desechando la semilla, lo que le convierte en un gran dispersador de semillas y una especie clave para la composición y función de los ecosistemas. Además, las poblaciones de estos primates presentan territorios que pueden superar las 500 hectáreas y sus recorridos diarios pueden superar los 3 km. Ésto, junto con que pueden retener las semillas en su tracto digestivo unas 12 horas, les permite transportar las semillas por largas distancias. Por lo tanto, la conservación de esta especie adquiere un papel muy importante para la preservación de la biodiversidad y de los bosques tropicales.

Conservación

Dentro del grupo de primates neotropicales, los monos del género Lagothrix son uno de los más afectados por la destrucción y perturbación de su hábitat, la cacería para consumo y la captura de animales vivos para su venta como mascotas. Estas especies son muy sensibles a las alteraciones y su baja tasa de reproducción los hace vulnerables a la extinción local. Por ello, el mono churuco colombiano está catalogado como especie en peligro crítico de extinción por la UICN.

Organización

Estos primates pueden formar grupos de entre 10 y 70 individuos que se desplazan por el dosel arbóreo en bosques altos y maduros no perturbados.

 

El churuco tiene un papel muy importante en la regeneración de bosques y diversidad de plantas. Esto se debe a que se alimenta principalmente de frutos, desechando la semilla, lo que le convierte en un gran dispersador de semillas y una especie clave para la composición y función de los ecosistemas. Además, las poblaciones de estos primates presentan territorios que pueden superar las 500 hectáreas y sus recorridos diarios pueden superar los 3 km. Esto, junto con que pueden retener las semillas en su tracto digestivo unas 12 horas, les permite transportar las semillas por largas distancias. Por lo tanto, la conservación de esta especie adquiere un papel muy importante para la preservación de la biodiversidad y de los bosques tropicales.

 

 

Dentro del grupo de primates neotropicales, los monos del género Lagothrix se encuentran entre los más afectados por la destrucción y perturbación de su hábitat, la cacería para consumo y la captura de animales vivos para su venta como mascotas. Estas especies son muy sensibles a las alteraciones y su baja tasa de reproducción los hace vulnerables a la extinción local. Por ello, el mono churuco colombiano está catalogado como especie en peligro crítico de extinción por la UICN.